Llegó diciembre sin emisión de títulos en dólares

Del 2012 sólo queda un mes, pero en días de pocos dólares, las expectativas de inversión igual están al pendiente de cualquier emisión. La estrategia del gobierno venezolano este año fue privilegiar las ofertas de bonos en bolívares, y nada de títulos en dólares. Por lo que los compradores se quedaron esperando.

Las emisiones que se dieron fueron meramente privadas, para la banca pública y el Banco Central de Venezuela (BCV), con el fin principal de darle liquidez de títulos al Sistema de Transacciones de Títulos en moneda extranjera (Sitme) manejado por el ente emisor.

La principal razón por la que los inversionistas se quedaron esperando la emisión en dólares este año es por el alto cupón con el que se tiene que endeudar Venezuela en los mercados internacionales. Las últimas emisiones hechas por la República tuvieron que ofrecer con un cupón de entre 12% y 13%, esto es un porcentaje tan alto que Venezuela es el único país en la región que lo ofrece.

Aunque ningún gobierno venezolano ha dejado de pagar alguna vez ni capital ni intereses de alguna emisión de deuda, este alto interés está básicamente relacionado con las medidas económicas tomadas por el Ejecutivo. La eliminación de las casas de bolsa, y en consecuencia del mercado de valores trajo mucha desconfianza en los mercados internacionales.

Pero además de ese motivo, está la disminución de las reservas internacionales. El Ejecutivo nacional opta por trasladar parte del respaldo monetario en dólares a otros fondos parafiscales cuyas auditorias no son públicas. La consecuencia en los mercados internacionales es que la deuda venezolana se asume con más riesgo y tal motivo conlleva a que el rendimiento exigido por los inversionistas para comprar estos papeles sea más alto. Pero además, a partir del 2013 y hasta el 2017 consecutivamente, Venezuela asume el pago de capitales de bonos de deuda que se vencen en estos años.

Sumado a este escenario se añade el retraso con el que la petrolera estatal publica sus balances oficiales. Pdvsa, que como empresa oficial se ha convertido en un importante emisor del Estado venezolano, también debe pagar altos intereses en el extranjero para que los papeles sean comprados y levantar así el financiamiento previsto.

Por tales razones, el Gobierno venezolano prefirió buscar endeudamiento interno en bolívares, y así utilizar la estrategia como una medida para recoger liquidez, y disminuir así en parte la inflación.

Los inversionistas venezolanos se quedaron sin una opción para conseguir divisas a un precio por encima del oficial (por la tasa implícita en la que queda el dólar cuando se compra uno de estos títulos) pero muy por debajo del dólar negro (ilegal).

Mientras que los compradores extranjeros continúan manejando la deuda en el mercado secundario, pero con una oferta estándar que no ha sido inundada en mercado primario por una emisión fresca.

Sin embargo, analistas financieros estiman que para el primer trimestre del año -o el segundo a más tardar-, el Gobierno recurra nuevamente a buscar financiamiento externo en dólares. A pesar de estar pagando capitales, o que aplique un ajuste cambiario.

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: