La herencia económica de la gestión de Chávez

La premisa del fallecido Hugo Chávez abogaba por un país en donde la prioridad estaba orientada hacia atender a los venezolanos de bajos recursos “los pobres”. Pero luego de 14 años de gestión, Venezuela queda enfrentando una economía de alta inflación, baja producción nacional, presiones cambiarias y deficiencias fiscales, variables que están todas relacionadas entre sí.

El Presidente Chávez forjó desde el comienzo de su primer período una política petrolera que favoreció a Venezuela, impulsando una reconstrucción de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep), y defendiendo la disposición aplicada en cuotas. Esta situación se dio en un contexto mundial que favoreció el precio del crudo, y gran parte la gestión del primer mandatario fallecido se favoreció de altos ingresos petroleros.

Sin embargo, la petrolera estatal se comprometió en áreas sociales, siendo responsable de mantener varias de las misiones creadas. Mas sin inversiones internas en grandes magnitudes, la producción de petróleo de Pdvsa se ha mantenido prácticamente estancada. Los altos precios del crudo garantizaron en este escenario, que la empresa mantuviera igual altos ingresos, que en 2012 llegaron a los 92.000 millones de dólares, una cifra que cuadriplicó el Pib de un país pequeño, como Panamá.

Pese a este ingreso de divisas, el país tiene una demanda alta de dólares que no puede atender. Las importaciones hechas desde Venezuela sumaron el año pasado casi 60.000 millones de dólares, una cifra record en el país. Y esto se ha producido luego de una década en control de cambio, una medida establecida como principal arma para combatir la fuga de capitales, pero que ha generado una grave distorsión en la economía, pues con una tasa de cambio fija, se dio una falsa apreciación de la moneda que estimuló las compras en el exterior, y perjudicó la producción nacional.

De hecho, aunque el Producto Interno Bruto creció 5,5% en el 2012, Venezuela ha tenido que recurrir a importaciones en rubros donde se satisfacía por completo el consumo nacional. En efecto, este crecimiento ha estado estimulado por el incremento vertiginoso del sector de la construcción, que se apuntó incluso un aumento de 26% más que todo en el área pública, por la Misión Vivienda Venezuela.

Para este año, la meta del Gobierno es un crecimiento económico de 6%. Algunos economistas colocan en tela de juicio tal objetivo; indican que después de un ajuste cambiario como el que se aplicó, las importaciones presentarán una merma que se sentirá en el consumo, que además posiblemente estará sentido con una reducción del gasto social al que tendrá que acudir el gobierno después de las elecciones, para disminuir el déficit fiscal que arrojó el año 2012.

Este panorama económico que deja la gestión de Hugo Chávez, tendrá que ser enfrentado por los venezolanos de todas las clases sociales con una reducción de 9% en la capacidad  de compra del consumidor, según las cifras oficiales. Aunque este Gobierno ha intentado equilibrar esta caída con aumentos salariales y programas sociales, la inflación de dos dígitos ha contrarrestado tal intento.

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: